Anuncia Trump que Tillerson deja secretaría de Estado; llega Pompeo

Gina Haspel será la primera mujer al frente de la CIA

Por primera vez una mujer es nombrada directora de la CIA pero genera polémica

Al dar el anuncio, el presidente Donald Trump se refirió a Pompeo como "la persona adecuada para el trabajo en este momento crítico". "¡Felicitaciones a todos!", añadió Trump.

"Si para la ultraderecha de Estados Unidos Tillerson no era lo suficientemente duro, podemos empezar a imaginarnos lo que representan Pompeo y Haspel", señaló la especialista.

En Estados Unidos los medios habían hecho reportes sobre los problemas en la relación que este mantenía con el presidente. Aprecio mucho su compromiso y su servicio, y le deseo lo mejor. Tomé esa decisión yo solo.

"La destitución ocurrió en la mañana del martes, con solo unas contadas y directas palabras: "¡Gracias a Rex Tillerson por su servicio!". Tillerson acababa de regresar -con un día de anticipo- de una gira por África.

La salida de Tillerson del frente del Departamento de Estado se produce cuando Estados Unidos y Canadá están enzarzados en crecientes disputas comerciales y renegociando junto con México el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Trabajará hasta el 31 de marzo.

Trump dijo a los reporteros que respeta el intelecto de Pompeo y que existe una buena química entre ambos que le ha permitido tener una muy buena relación durante los pasados 13 meses con el excongresista republicano por Kansas.

"Siempre estamos en la misma onda". En consonancia, el nuevo Secretario de Estado tiene una visión internacional en términos de la lógica amigo-enemigo, la cual ya se ha visto en la administración Bush (2001-2009) y no trajo buenos resultados.

Las decisiones tomadas por su gestión en los últimos días son muestra clara de esto.

McEntee fue despedido y ni siquiera se le permitió recoger sus pertenencias, indicaron fuentes de la Casa Blanca al diario The Wall Street Journal.

No hubo ninguna contemplación para dejar fuera del gabinete a Tillerson. Pero su suerte ya estaba echada. Goldstein afirmó que hasta ahora Tillerson no ha conversado con Trump y que la razón de su despido hasta ahora es desconocida.

Horas más tarde, la Casa Blanca anunció que la actual portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, ocupará el cargo de Goldstein de forma interina.

Por otro lado, el relevo no viene si no a cimentar la idea del desdén que el presidente estadounidense -que sigue sin tener embajador en Seúl- parece mostrar por la diplomacia tradicional, puesto que incluso Tillerson, pese a venir del sector privado, había mostrado su inclinación a trabajar desde la ortodoxia.

Trump habló de diferencias en torno al acuerdo con Irán, del cual quiere retirarse.

El plan para reemplazar a Tillerson con Pompeo, quien llegó a Washington montado en la ola ultraconservadora del Tea Party, en 2010, había sido ventilado por la prensa en diciembre último.

Aunque el antecesor de Pompeo, Rex Tillerson, visitó Moscú el año pasado, el distanciamiento entre las dos potencias no ha remitido.

"Las agencias de inteligencia nunca han debido permitir la filtración de estas noticias falsas hacia el público", tuiteó Trump en ese entonces.

Últimas noticias