Nominado por Trump para juez del Supremo comienza sus contactos con senadores

Brett Kavanaugh el juez conservador nominado por Donald Trump./Afp

Brett Kavanaugh el juez conservador nominado por Donald Trump. Afp

Después de este anuncio, el candidato de Trump tendrá que ser aprobado en el Senado, que tiene una mayoría republicana, que busca virar la corte a la derecha mientras que los demócratas luchan para bloquear esta acción, aunque sin contar con demasiadas armas.

Algunos senadores demócratas liberales hicieron público su rechazo al nominado días atrás, sin importar su nombre o género, aunque este voto colocará en un dilema a aquellos que representan estados que fueron ganados por amplio margen por Trump en la pasada elección presidencial.

Graduado en la prestigiosa Universidad de Yale, tranquilizó a los republicanos al declararse contrario a la ley del Obamacare, sobre la cobertura de salud universal. La elección se espera a más tardar el 9 de julio, según ha prometido Trump, inclinado a optar por un juez de la corriente "originalista", según la cual la Constitución debe interpretarse según su significado antes de 1787.

-Para mí, un juez fuerte de la Corte Suprema debería ver su rol como el guardián de una obligación institucional de proteger a los miembros menos poderosos de la sociedad de ser dominados o discriminados por los miembros más poderosos de la sociedad. Como ex ayudante del juez Kennedy y asesor del Presidente George W. Bush, Kavanaugh es altamente respetado en los círculos jurídicos conservadores.

Después de más de una semana de intriga, Trump anunció desde la Casa Blanca a su nominado para reemplazar en el Supremo al juez conservador moderado Anthony Kennedy, quien anunció a finales de junio su jubilación. ".Un juez debe interpretar la Constitución como está escrita, de acuerdo a la historia, la tradición y los precedentes".

More news: Nigeria to show 'no mercy' vs Lionel Messi and Argentina - Gernot Rohr

Kethledge, de 51 años, integra la corte de apelaciones del Sexto Circuito.

La primera en la lista es jueza del Séptimo Circuito de Apelaciones, Amy Coney Barret, quien con sus 46 años, es la más joven de los postulados, lo que haría que los aliados conservadores de Trump estén contentos con su posible longevidad en el flanco derecho de la Corte. El hombre de 53 años trabajó en la administración Bush y también para el abogado independiente Kenneth Starr en la investigación que eventualmente llevó al juicio político del presidente Bill Clinton.

Si otros de los miembros más mayores, como los considerados progresistas Ruth Bader Ginsburg (85) el Stephen Breyer (79), el presidente republicano podría aprovechar para reforzar aún más la sensibilidad conservadora del alto tribunal, lo que explica los llamamientos de grupos progresistas a que estos veteranos jueces no se retiren todavía.

Instantes después de conocerse la nominación de Kavanaugh, la influyente Unión Americana por los Derechos Civiles (ACLU) criticó ásperamente la decisión de Trump.

Según reportes de prensa, el líder republicano del Congreso, Mitch McConnell, intentó empujar a Trump hacia uno de los dos candidatos, Hardiman o Kethledge, vistos con menos resistencia. Que la nueva mayoría del Supremo, que ya es muy conservadora, invalide fallos como el que en 1973 legalizó el aborto a nivel nacional. Legisladores demócratas anunciaron que no apoyaran la designación de un magistrado que responde a los antojos de Trump y la extrema derecha de este país. La minoría demócrata, que aún no digiere la negativa de los Republicanos a tratar una nominación propuesta por Barack Obama, promete usar todas sus fuerzas para impedir que Brett Kavanaugh acceda a la Corte Suprema.

Últimas noticias